LA LIBERTAD. Dolor es lo que sienten los padres de una bebé de un año de nacida, quien no resistió las graves quemaduras que sufrió al caerle una olla de agua hirviendo. El lamentable accidente ocurrió en una vivienda del centro poblado Huabal, provincia de Chepén.

En un descuido de su madre, la pequeña se acercó a la mesa, ocasionando que una olla con yucas recién hervidas le caiga en todo el cuerpo.

A los pocos minutos, la bebé fue trasladada de inmediato al hospital de Chepén y luego fue derivada a un nosocomio de Trujillo, pero luego de una penosa agonía falleció.

Los médicos informaron que la pequeña víctima sufrió quemaduras de tercer grado en el rostro y cuerpo.