A pesar del optimismo mostrado por el Ejecutivo tras la firma del acta preliminar con el presidente de Fuerabamba, Gregorio Rojas, otras voces de la misma comunidad parecen quebrar la posibilidad de una pronta solución en uno de los conflictos más álgidos que ha tenido que afrontar el gobierno de Martín Vizcarra.

El vicepresidente de la comunidad de Fuerabamba, Edison Vargas Huamanga, señaló que rechaza de manera categórica el acuerdo suscrito por Rojas, el cual estipula la liberación de las vías de ingreso a la mina Las Bambas (Apurímac), de tal manera que ello permita que el próximo jueves se pueda establecer el diálogo con el premier Salvador del Solar, quien tiene planeado ir a Challhuahuacho en representación del Gobierno.

Vargas alega que no se ha cumplido el pedido de liberación de los exasesores legales de Fuerabamba, los hermanos Chávez Sotelo, razón por la cual niega la validez del acuerdo preliminar.

“Desconocemos totalmente ese acuerdo. En nuestra agenda de lucha no está lo que se ha firmado ahí. Nosotros exigimos la libertad de nuestros dirigentes. Cómo es posible que se apruebe eso, si hasta yo tengo orden de captura”, expresó Vargas.

Asimismo, el dirigente señaló que no desbloquearán la vía que da paso a la mina y que mantendrán su acción de protesta. “En nombre de todas las comunidades, puedo decir que nosotros desconocemos ese acuerdo, y hasta que no se libere a nuestros dirigentes, no vamos a detener nuestra medida de protesta”, dijo el vicepresidente.