LA LIBERTAD. La noticia que daba cuenta la muerte de 60 recién nacidos en agosto del año pasado no ha pasado desapercibida por el Ministerio Público, que hoy investiga a los presuntos responsables de esta tragedia en hospitales públicos de la región La Libertad. El gobernador regional Manuel Llempén Coronel, y su gerente regional de Salud, Constantino Vila Córdova, deben comparecer ante la justicia para que respondan por la muerte de los neonatos que enlutaron a decenas de familias liberteñas. Ellos son denunciados por el delito de Omisión, Rehusamiento o Demora de Actos Funcionales.

En agosto de 2019, los medios de prensa daban cuenta la existencia de 60 recién nacidos, en este año 35 neonatos prematuros fallecieron en el Hospital Regional Docente y 25 en el Hospital Belén de Trujillo, por una aparente desidia e inacción de los denunciados en sus diversos cargos que ocupan, donde las incubadoras, respiradores artificiales no fueron suficientes y otros equipos resultaron ser obsoletos.

FISCALÍA LO CITA, PERO NO ACUDE

En el caso del gobernador regional Manuel Llempén, ha sido citado con carácter de obligatoriedad hasta en tres oportunidades por el Ministerio Público; bajo apercibimiento de ser conducido compulsivamente en caso de inconcurrencia. Sin embargo, hay una férrea negativa y resistencia por parte de la autoridad regional, toda vez que no a acudido a rendir su declaración sobre este caso tan sensible y penoso para la colectividad liberteña.

La primera citación a Llempén fue para el 12 de noviembre de 2019; la segunda, para el 5 de diciembre de 2019; y existe una tercera citación para este lunes 13 de enero.

Primer llamado a Manuel Llempén, sin éxito.
Segundo llamado a Manuel Llempén, sin éxito.
Tercer llamado a Manuel Llempén, sin éxito.

¿CULPABLES DE LAS MUERTES?

Manuel Llempén, en su condición de gobernador regional habría omitido sus funciones al no haber ejecutado planes previos, no tubo organización en cuanto a la adquisición de estas tecnologías, como la adquisición de incubadoras para los citados nosocomios a cargo del gobierno liberteño.

En la denuncia formulada ante el Ministerio Público se indica que los denunciados desde sus cargos que ostentan no habrían demostrado ningún interés por la vida de estos neonatos que perdieron la vida, ni si quiera indagaron la capacidad y abastecimiento de incubadoras en los servicios de UCI y Emergencias de Neonatología y lo peor aún ni siquiera hubo una auditoría de las cuentas de los nosocomios para conocer si el gasto presupuestal se está efectuando de forma adecuada, todo, supuestamente, por desidia e inacción de los denunciados.

Constantino Vila Córdova, gerente regional de Salud de La Libertad, tendría responsabilidad por haber omitido cumplir sus deberes funcionales de supervisar y fiscalizar los servicios de salud públicos, no habiendo planificado ni gestionado el financiamiento y presupuesto para ejecutar el equipamiento y desarrollo tecnológico consistente en incubadoras, respiradores artificiales, camas hospitalarias. No adoptó ninguna acción para dotar de infraestructura, personal y equipamiento en el área de Neonatología.

MUERTES PUDIERON EVITARSE

Llempén Coronel, debió haber previsto o adoptado acciones a través de las diversas áreas para dotar del presupuesto ante las evidentes carencias que padecen el Hospital Regional Docente y el Hospital Belén de Trujillo, como lo es la falta de incubadoras, respiradores artificiales, camas hospitalarias y además no se tomó ninguna acción ante el número reducido de profesionales de la salud, advierte la denuncia.

Hay que recordar que el actual Gobernador Regional de La Libertad, tenía pleno conocimiento de la precariedad de los servicios públicos de salud, puesto que él fue desde el año 2015 el Gerente General del Gobierno Regional de La Libertad, por tanto, omitió sus deberes funcionales. Él conocía que el Hospital Regional Docente y el Hospital Belén de Trujillo, tienen una infraestructura precaria y padecían la falta de incubadoras en los servicios de UCI y Emergencias de Neonatología.

MÁS RESPONSABLES

La investigación está a cargo de la fiscal Cindy Yanessy Chávez Gutiérrez, quien investiga también a Augusto Manuel Aldave Herrera, director del Hospital Regional Docente de Trujillo, y Juan Manuel Valladolid Alzamora, director del Hospital Belén de Trujillo. Ellos habrían cometido la presunta comisión del Delito de Homicidio Culposo y Omisión, Rehusamiento o Demora de Actos Funcionales.

Augusto Aldave en su condición de director del Hospital Regional Docente de Trujillo, donde se produjeron 35 neonatos prematuros fallecidos, habría omitido cumplir con sus deberes funcionales, al no haber informado preventivamente en cuanto a la precariedad de la infraestructura, la falta de equipamiento, donde hay 14 incubadoras, pero solo 5 están operativas al 100%, no habiendo realizado ninguna acción administrativa ni requerimiento alguno para dotar de una mayor cantidad de médicos neonatólogos  y una mayor cantidad de enfermeras, así como de un mayor número de camas hospitalarias.   

Juan Valladolid, director del Hospital Belén de Trujillo, donde se produjo 25 neonatos prematuros fallecidos, al parecer por desidia e inacción. El referido director ejecutivo habría omitido cumplir con sus deberes funcionales, al no informar preventivamente para dotar de los equipos especializados en la Unidad de Cuidados Intensivos o en la Unidad de Cuidados Intermedios, que tiene que ver con la atención de los recién nacidos, sumado a la precariedad de la infraestructura y la falta de equipamiento.