Una grave denuncia ensombrece la actual gestión del alcalde distrital de Huanchaco, Estay García Castillo, por presuntos actos de violencia de género contra una servidora pública, cuyo nombre mantendremos en reserva, por el momento.

¿CÓMO COMENZARON LOS HECHOS?

Los actos intimidatorios, hostiles, y humillantes iniciaron tras una denuncia periodística a este medio, en marzo de este año, por parte de la agraviada, quien manifestó su queja tras una aparente desprotección para enfrentar un eventual contagio del Covid-19, dado a la falta de Equipo de Protección Personal (EPP), para el desarrollo de sus labores; es decir, llegaron a cumplir su turno y se dieron con la ingrata sorpresa que no había estos implementos, básicos y necesarios para salvaguardar su integridad.

 Ante esta situación, la afectada, envió un Whatsapp al subgerente de Seguridad Ciudadana, Marco Pinto, quien atinó a responderle con total desparpajo: “Claro que no hay pues, (…) ya mañana se les entregará o quizás pasado”. Esta respuesta, de por sí, deja mucho que desear, ante una situación tan crítica, donde el contagio diario de este letal virus se manifiesta con cifras exponenciales, por lo que se hace necesario extremar las medidas de prevención. Y claro, esperar “mañana o pasado” podría ser demasiado tarde.

Y ENTONCES, LLEGÓ LA VIOLENCIA

 Lo que vino luego, fue una serie de hechos delictivos, en contra de la agraviada, por parte del personal que labora en la institución edil.  Tal es así que el domingo 12 de abril, en el WhatsApp GRUPO # 4 SCH , personal de serenazgo propaló frases ofensivas, hostigantes, y atentatorias contra su compañera, quien en su condición de denunciante solo cumplió con facilitar a este medio, la respuesta vía WhatsApp que le dio el señor Pinto. Respuesta que fue difundida por ser un tema acontecido en la administración del estado, y que involucra a un funcionario público.

Erick Reyes, es el sujeto que propaló frases ofensivas y denigratorias mediante el WhatsApp del grupo de agentes de Seguridad Ciudadana de Huanchaco.

Resulta indignante, que personal de la institución, encargado de la noble misión de velar por la tranquilidad y seguridad de los ciudadanos, se exprese en el WhatsApp de la siguiente manera: “Esta persona es tan sensible que se fue de sapa, y a estas personas hay que cortarles la lengua” escrito por Erick Reyes.

 En otra parte del diálogo institucional, se menciona: “Su marido no la satisface (…) es una hipócrita e idiota” escrito también por Erick Reyes. En el mismo medio, se producen otras ofensas, tildando a la agente de amargada y frustrada.

MIENTRAS TANTO, EL ALCALDE LE DA LA ESPALDA A AGRAVIADA

Este hecho denota una clara muestra de violencia de género, acontecida en el área de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad de Huanchaco. Es por ello que OvejaNegra puso de conocimiento de lo ocurrido, de manera inmediata, al alcalde Estay García, quien no dio importancia, aduciendo que por el estado de emergencia, las áreas administrativas no habían estado operativas.

Ante tamaña desidia, OvejaNegra, puso de conocimiento al Centro de Emergencia Mujer (CEM), y en tiempo récord, dispuso el apoyo de un equipo técnico integrado por una psicóloga, una trabajadora social, y un abogado, a fin de garantizar el soporte necesario a la agraviada. La coordinadora del CEM La Libertad, Luisa Centurión, remarcó que el equipo de profesionales brindarán la  orientación legal, defensa judicial y consejería psicológica.

PERO, ¿QUÉ DICE LA LEY?

Es preciso citar la Ley N° 30364, norma promovida por el Estado peruano con el fin de prevenir, erradicar y sancionar toda forma de violencia contra las mujeres por su condición de tales, producida en el ámbito público o privado. De acuerdo a la Ley en mención, Ley N° 30364, “se produce violencia psicológica, mediante agresión a través de palabras, calumnias, gritos, insultos, desprecios, burlas, ironías, situación de control, humillaciones, amenazas y otras acciones para menoscabar la autoestima”.

Asimismo, la norma precisa: “la víctima tiene el derecho a una atención respetuosa en todas las instancias públicas o privadas inmersas en la ruta de atención”. En esa misma línea, nuestro Código Penal, dice en los artículos 377 o 378: “Quien omite, rehúsa o retarda algún acto a su cargo, en los procesos originados por hechos que constituyen actos de violencia contra las mujeres o contra los integrantes del grupo familiar comete delito sancionado”. En ese sentido, el alcalde de Huanchaco, Estay García, al no haber actuado conforme a ley,  también tendría responsabilidad en el delito denunciado.