Escribe: Renato Romero Silva

Maquinaria pesada enterró dos hectáreas de totoral en Huanchaco, esto se ha considerado como un atentado al patrimonio. Aparentemente, lo sucedido estaría en manos de traficantes de tierras.

Ante ello, pescadores de la zona, a quienes fue cedido el terreno, manifestaron su molestia e impusieron una denuncia en la comisaría del distrito.

Totorales de Huanchaco luego del atentado a manos de invasores. Foto: Diario La República

“Es una zona intangible, no se puede construir nada aquí. La totora estaba para cosechar. Demora un año en crecer. Además, ese pozo se ha hecho a mano, a pulso por mis abuelos, mi padre y yo también. Ahora, en un día, se ha destruido algo que hemos cuidado en décadas”, expresó Oswaldo Díaz,  directivo de la Asociación de Pescadores Artesanales de Huanchaco (ASPAH).

Asimismo, desconocidos que se encontraban en el lugar, manifestaron que el terreno era de sus propiedad, hecho que fue desmentido, pues el lugar es de propiedad del estado y fue cedido a la Asociación de Pescadores Artesanales de Huanchaco.