LIMA. En una reciente encuesta elaborada por el Instituto de Estudios Peruanos (IEP), se obtuvo como resultado que el 83% de peruanos considera que la decisión de Alan García Pérez de dispararse se debe al avance en las investigaciones en su contra por el caso Odebrecht. En tanto, el 12% cree que la fatal decisión del expresidente se debió a la presión de la Fiscalía de la Nación.

Tras la trágica desaparición del ex jefe de Estado, casi el 60% de la población sostiene que se profundizará la lucha anticorrupción; sin embargo, el 29% cree que se paralizará dicho lineamiento.

Agustín Espinoza, psicólogo de la Universidad Católica, señala que es «saludable que la mayoría piense que hubo una forma de huir a un proceso de justicia y no a un acoso de la Fiscalía».