Trujillo. Las cifras mortales suben, y la esperanza de vida, baja. Así de trágica es la situación en el hospital Víctor Lazarte Echegaray de Trujillo. Y es que, luego del fallecimiento de una técnica en enfermería y un técnico de mantenimiento que tenía contacto directo con los balones de oxígeno del hospital Lazarte Trujillo, ambos infectados con COVID-19, el secretario general del Sindicato Centro de Unión de Trabajadores Base Hospital Víctor Lazarte Echegaray Red Asistencial La Libertad, Fermín Rojas Quispe, aseguró en exclusiva para OvejaNegra que serían más de 100 trabajadores – entre personal médico, técnico y asistencial – los portadores del virus.

Rojas Quispe advirtió que esta cifra de infectados se debe a la indiferencia y poca consideración hacia los trabajadores por parte del gerente de EsSalud en La Libertad, José Carranza, y el director del hospital Lazarte, Javier Tafur. “Nos han mandado a la guerra sin armas. No nos han dado equipos de bioseguridad y por ese motivo los trabajadores del hospital se han ido contagiando”, explicó.

Asimismo, el representante del sindicato detalló que entre el personal contagiado también se encuentran 7 trabajadores del Área de Laboratorio.

Entrevista telefónica con el secretario general del Sindicato Centro de Unión de Trabajadores Base Hospital Víctor Lazarte Echegaray Red Asistencial La Libertad, Fermín Rojas Quispe

En estas imágenes que presentamos, se evidencia que el Sindicato Centro de Unión de Trabajadores Base Hospital Víctor Lazarte Echegaray Red Asistencial La Libertad envió, en cuatro oportunidades (18 de marzo, 25 de marzo, 30 de marzo y 11 de abril), solicitudes para la entrega inmediata de equipos de bioseguridad al Servicio de Medicina y el Área de Enfermería, así como la contratación de un bus para la movilidad del personal y, según indica su secretario general, no obtuvieron respuesta.

Primera solicitud, 18 de marzo. Sindicato pide la entrega inmediata de equipos de bioseguridad al personal de enfermería.
Segunda solicitud del 25 de marzo. El Sindicato reitera el pedido para la entrega inmediata de equipos de bioseguridad al personal de enfermería.
Tercera solicitud del 30 de marzo. Sindicato informa que no se está entregando el kit completo de equipos de seguridad a los trabajadores del Servicio de Medicina.
Cuarta solicitud del 11 de abril. El Sindicato pide la contratación de un bus para movilizar al personal médico.

Pero, ¿qué dice EsSalud?

En comunicación con este portal de investigación, gerente de la Red Asistencial La Libertad de EsSalud, José Carranza Castillo, desmintió la versión del sindicato al referir que “inicialmente sí hubo un brote porque ellos se confiaron y no utilizaron los equipos de protección adecuados, pero ahora ya no es así. Ya no hay la cifra como ellos mencionan”.

Según Carranza Castillo, en el hospital Víctor Lazarte Echegaray solo existe entre 15 a 20 infectados y el resto tienen que reinsertarse a laborar porque ya les pasó el periodo de infección. “Ya no ha hubo otro nuevo brote porque se les ha capacitado y actualmente usan mejor sus elementos de protección”, indicó.

Además, el representante de EsSalud en La Libertad aseguró que en dicho nosocomio todo el personal cuenta con los equipos de protección personal. “Se les está dando a todos, no hay ningún trabajador que ingrese al hospital sin los equipos necesarios”, finalizó.

Entrevista con el gerente de la Red Asistencial La Libertad de EsSalud, José Carranza Castillo.

Exigen cierre del hospital Lazarte

Ante las dos muertes y la aún falta de equipos de bioseguridad para los trabajadores, Fermín Rojas confirmó que el Sindicato Centro de Unión de Trabajadores Base Hospital Víctor Lazarte Echegaray  Red Asistencial La Libertad pedirá el cierre de dicho nosocomio, debido a que, oficialmente, este no es un hospital para atención de pacientes COVID-19.

Dos primeras víctimas mortales

El último sábado, dos trabajadores del hospital Víctor Lazarte Echegaray perdieron la vida luego de confirmarse infectados con el COVID-19. Se trata de la técnica en enfermería Judith Enma Mendoza Valderrama (42) y el técnico de mantenimiento Henry José Guevara Morillo (42), ambos con 15 y 8 años laborando en dicho nosocomio.

Según versiones cercanas, Mendoza Valderrama padecía de asma y sufría de diabetes, mientras Guevara Murillo sufría de sobrepeso y de diabetes. Es decir, ambos trabajadores de riesgo. Sus vidas se apagaron el pasado sábado en el hospital Lazarte y de Alta Complejidad, respectivamente.