Este juez del Tribunal Superior en Reino Unido afirmó durante una audiencia preliminar que es un «derecho humano fundamental» de un hombre tener relaciones sexuales con su esposa, quienes tienen 20 años de casados. Tras esas palabras, se desató una controversia pues la mujer padece deterioro cognitivo.

Esa polémica declaración del magistrado Anthony Hayden ha llegado a oídos del mismo Parlamento británico. La parlamentaria laborista Thangam Debbonaire escribió en su cuenta de Twitter que los comentarios del juez «legitiman la misoginia y el odio», enfatizando en que «ningún hombre en el Reino Unido tiene el derecho legal de insistir en el sexo».

Aunque el letrado adelantó que busca escuchar las pruebas y los argumentos de los abogados que representan a la mujer, al esposo y a los servicios sociales antes de tomar una decisión, ya los representantes de los servicios sociales responsables del cuidado de la mujer alegaron que su salud mental se ha deteriorado hasta el punto que ya no tiene la capacidad de tomar decisiones sobre si quiere mantener relaciones sexuales o no, con lo cual podría necesitarse una prohibición para garantizar que no sea violada.