Un joven padre de 27 años murió de un paro cardíaco luego de tomar agua helada, finalizado su partido de fútbol en Sullana, Piura.

Ludwin Flores Nole y sus amigos aprovecharon el feriado por el Día del Trabajo y decidieron disputar un partido de fútbol, sin imaginar la desgracia que ocurriría luego. 

Concluido el partido, el joven llegó a su casa, abrió la refrigeradora y tomó un vaso de agua helada. Al poco tiempo empezó a sentirse mal.

Según su esposa, empezó a dolerle el pecho y mientras era llevado a la clínica, falleció. Los médicos solo pudieron certificar que perdió la vida producto de un paro cardíaco.

El joven es velado en su vivienda, en el asentamiento humano El Obrero y será sepultado la tarde de este viernes en el cementerio Jardines de la Resurrección.