SRI LANKA. Con el país en estado de alerta tras los atentados de Domingo de Resurrección, el presidente Maithripala Sirisena, ha declarado este viernes que la policía sigue buscando a 140 personas relacionas con el Estado Islámico. El Ejército ha desplegado 10.000 militares por todo el país del Índico para llevar a cabo más registros y custodiar los lugares de culto. Los soldados hacen guardia en los alrededores de las mezquitas e iglesias después de que los Servicios de Inteligencia advirtieran sobre posibles ataques con coche bomba.

Los líderes de la comunidad musulmana han recomendado a sus fieles rezar este viernes en sus casas en caso de que «exista la necesidad de proteger a las familias». El cardenal Malcolm Ranjith también hizo un llamamiento a los sacerdotes para que no celebren misa en las iglesias hasta nuevo aviso. El temor a sufrir represalias por los atentados ha hecho que muchas familias musulmanas hayan permanecido estos días encerrados en casa después de recibir amenazas.

Dos días después de la matanza, Hashim apareció en un vídeo difundido por el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en el que se ve a siete hombres -supuestamente los terroristas suicidas de Sri Lanka- prometiendo lealtad al grupo yihadista. Hashim, conocido en el país del Índico por ser un predicador islamista radical, es el único que muestra su rostro.

Hasta ahora, la Policía ya ha identificado a ocho de los nueve terroristas que se inmolaron en tres hoteles y tres iglesias de Colombo. Según el Gobierno, todos eran esrilanqueses que pertenecían a familias de clase media o media alta y con alto nivel educativo. Las autoridades centran sus investigaciones en los vínculos internacionales de dos grupos islamistas del país, Thawheed Jama’ut nacional y Jammiyathul Millathu Ibrahim, que creen que llevaron a cabo los ataques, con la colaboración del ISIS.