ESPAÑA. Alrededor de las 7:30 a.m. de este miércoles culminó la audiencia que decidirá la suerte del ex juez supremo César Hinostroza Pariachi. En tres días hábiles (lunes) se podría conocer una primera decisión respecto a su futuro. No obstante, por la carga procesal en España, el anuncio podría demorar un poco más.

Durante su intervención en la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de España, Hinostroza Pariachi se opuso a una posible extradición a Perú, país en el que es investigado por los presuntos delitos de tráfico de influencias agravada, negociación incompatible y de organización criminal.

En su defensa, el ex magistrado peruano, quien es sindicado como miembro de la red criminal «Los Cuellos Blancos del Puerto», manifestó que es objeto de una persecución política y que la condena a la que se enfrenta «es una pena de muerte». «Temía por mi vida», dijo sobre su fuga del Perú.

Hinostroza apoyó su afirmación en el hecho de que el presidente de Perú, Martín Vizcarra, le haya tildado de «delincuente» y pedido la pena máxima para él, cuando «en cualquier democracia un presidente de la República no puede entrometerse en otros poderes del Estado».

El fiscal español que apoya la extradición negó el argumento de Hinostroza Pariachi, ya que el delito del que se acusa «no es político ni fruto de una persecución política».

«Qué duda cabe de que una persona que ocupa un alto cargo en la magistratura de su país puede verse en el foco público, por decirlo de una manera suave, puesto que, por la propia naturaleza de los actos de su función, está sometido al escrutinio público, de la misma manera que está sometido a la crítica política», dijo.

Hinostroza está en prisión en España desde su detención en octubre en Madrid tras darse a la fuga cuando estaba siendo investigado en su país por liderar una trama de corrupción en la judicatura.