Puede que inversionistas de Netflix estén cautelosos a medida que se hace realidad el aumento del precio para usuarios actuales, la mayoría de su base suscriptora de 60 millones en Estados Unidos, pero un análisis reciente sugiere que la compañía de streaming no tendrá mayor alboroto.

Si bien no hay algún programa en específico que sea el motor de la demanda de los consumidores, la opinión de los usuarios es «muy positivo para Netflix, ya que muestra suscriptores satisfechos, que apenas se agitan y se sienten bastante cómodos con la próxima subida de precios», escribió Michael Nathanson, socio fundador de MoffettNathanson, en una nota que cita una encuesta de la firma a más de 500 personas en EEUU.

Las acciones de la compañía han subido un 55% desde un desplome ocurrido el 24 de diciembre, pese a caer por segundo día consecutivo el lunes.

La profundidad de la biblioteca de Netflix parece ofrecer algo para todos y para Nathanson eso confirma que «la audiencia se extiende por una larga cola de contenidos» y esto es «lo que hace que el servicio sea tan especial y lo que a otros les puede faltar».

Los aumentos de precios para suscriptores del país entrarán en vigencia a fines de abril para el ciclo de facturación de mayo.