Brasil. Una nueva polémica se cierne en torno al Gobierno del presidente brasileño, Jair Bolsonaro. La ministra de la mujer, la familia y los derechos humanos de ese país, Damara Alves, indicó ante una comisión de la Cámara de Diputados que «en el matrimonio, la mujer debe ser sumisa al hombre».

Sin duda, como era de esperarse, rápidamente su declaración se hizo viral en las redes sociales, donde miles de usuarios expresaron su repudio por lo dicho por la mencionada funcionaria.

Encendida la polémica, Damara Alves tuvo que rectificarse a través de su cuenta de Twitter, donde aclaró que lo que dijo se debió a «una cuestión de libertad religiosa, garantizada por la Constitución. No crean las mentiras que dicen al respecto. La mujer que es víctima de violencia jamás debe de ser sumisa, debe denunciar a su agresor».

«La mujer cristiana, o de cualquier otra religión, víctima de la violencia, debe denunciar a su atacante. Los líderes religiosos tienen el papel fundamental de dar apoyo espiritual. Pero también guiar e, incluso, acompañar a la mujer abusada o amenazada”, continuó.

Pese a esta aclaración, las críticas en su contra no cesaron. Cabe recordar que no es la primera vez que esta funcionaria brasileña da una declaración polémica. Hace algunos meses, Damara Alves fue muy criticada por decir que «los niños deben vestirse de azul; y las niñas, de rosa».