Hola Pilar. Te imaginarás por qué te escribo, no es difícil imaginar y quisiera que te tomes el tiempo para leerme. Seré breve.

Me he dado cuenta que, como tú bien lo dices, el miedo y la vacilación, es un motivo suficiente para realizar un acto egoísta. Es entendible. Sin embargo, tú eras la ministra de salud. Las decisiones que iban a salvar vidas, saldría de tu boca, de tu raciocinio. Muchos confiábamos en ti y hasta te defendíamos. Creíamos cuando decías que te vacunarías, sólo y cuando te correspondería. Te creíamos como cuando un niño le cree a su madre cuando le dice: “confía en mi hijo, no te pasará nada”. Te aprovechaste de tu condición y te inoculaste una sustancia que te protegería, antes que miles de médicos y enfermeras que realmente le miraban la cara a la muerte, a diario.

Mazzetti calificó como «el peor error de su vida» el vacunarse de forma irregular. Foto: Presidencia

Pero, espera, que se entienda, lo de Martín Vizcarra y su entorno, no es jalado de los cabellos. Ya lo conocemos y sabemos de la clase calaña a la que pertenece. No nos asombra. Es rata. Pero que tú también hayas mentido, es decepcionante, nos deja una amarga sensación en el alma. Cuando falla alguien que no esperas, es tres veces más doloroso. Eres una daga para la patria.

¿Recuerdas que hubo la posibilidad de comprar la vacuna rusa Sputnik V?, sí esa que tiene 92 % de efectividad y cuenta con un seguro médico por si el paciente presenta reacciones adversas, frente al 79% de la Sinopharm de China, que no tiene seguro alguno. Dijiste que no podíamos acceder a la vacuna de Putin, porque antes, tendría que estar aprobada por los máximos estamentos médicos de EE.UU. ¿Acaso los Estados Unidos regula los ensayos científicos de Rusia? Claro, querías que hagamos trato con los chinos, pues ellos sí darían vacunas de cortesía. Caímos en tus absurdas explicaciones porque, confiábamos. Eres desalmada.

La exministra fue vacunada el mismo día que confirmó la segunda ola en el país. Foto: Cortesía

Fuiste la peor, en todos los ámbitos y lo sabes bien. Pero al menos, una buena noticia en medio de tanta podredumbre. Eres una peruana más que no morirá por Covid-19. No importa, es una vida humana, aunque seas tú.

Fuente: Diario Correo