Tras un año de la pandemia por COVID-19, cada vez son más las personas están cada vez más familiarizadas con la “fatiga de Zoom”, el cansancio y el agotamiento causado por el uso excesivo de herramientas de videoconferencia que se han puesto muy de moda a fin de trabajar, estudiar o relacionarse a distancia.

Esta forma de comunicarse, si bien solucionó muchos problemas y sirvió para acercar a la gente, también trajo sus consecuencias: cansancio y estrés después de pasar horas de reunión virtual sosteniendo la atención mientras se mira de forma continua una pantalla. Este síndrome llamado popularmente fatiga del zoom, puede afectar a las personas de manera diferente dependiendo de si son extrovertidos (necesitan más estímulos externos para recargar sus baterías), o introvertidos, que pueden agotarse con demasiada estimulación.

Las reuniones de trabajo por Zoom son la tendencia en la actualidad (Foto: Mariano Sanda)

Sorprendentemente, algunos expertos médicos dicen que el costo de estas herramientas de video podría ser más difícil para los extrovertidos, según una publicación en el Wall Street Journal. La realidad es que ambos tipos de personalidad prefieren socializar en persona, incluso si lo hacen de manera diferente. Aquí hay un vistazo a las dificultades que enfrentan los extrovertidos e introvertidos con las videoconferencias, y algunas soluciones según la parte del espectro de personalidad en la que caigan las personas.

Extrovertidos: rendimientos decrecientes

Después del estallido de la pandemia, muchas personas cargaron sus calendarios laborales y sociales con videoconferencias y happy hours virtuales. Para muchas personas, extrovertidas en particular, parecía una forma inteligente, divertida y segura de ver a la gente. La experiencia, sin embargo, ha demostrado ser menos gratificante para muchos extrovertidos. “Zoom no proporciona la misma retroalimentación visceral que una conversación en vivo, por lo que es menos satisfactoria”, explicó Roger McIntyre, profesor de psiquiatría y farmacología en la Universidad de Toronto.

La fatiga por Zoom es el término para destacar el cansancio y agotamiento de las reuniones virtuales (Shutterstock)

En una videoconferencia, dice el doctor McIntyre, el lenguaje corporal y otras señales visuales que a menudo son parte de una conversación en persona no están completamente presentes. Y eso puede pesar especialmente en los extrovertidos. “Un área donde los extrovertidos sobresalen es el procesamiento en el momento de las señales corporales. Pero debido a que las videollamadas tienen más que ver con cabezas parlantes, los extrovertidos terminan “usando más la concentración y probablemente no obtengan la misma recompensa que una interacción en vivo”, afirma William Lamson, profesor asistente de psicología en psiquiatría clínica en Weill Cornell Medicine.

“Los extrovertidos también pueden irritarse con parte de la estructura y los controles que las plataformas de videoconferencia imponen en las conversaciones. Funciones como silenciar, por ejemplo, controlan la conversación de una manera que no sucede con las conversaciones en persona”, precisa Elias Aboujaoude, profesor clínico de psiquiatría en la Universidad de Stanford.

McIntyre sugiere que los extrovertidos que quieran mejorar sus experiencias de videoconferencia experimenten haciendo que sus llamadas sean más envolventes. Pantallas más grandes, audio más alto y actividades compartidas como escuchar música pueden ayudar. “Para otros, probar diferentes entornos virtuales o participar en grupos más grandes para aumentar la cantidad de estímulos podría ser divertido. Los extrovertidos buscan y prosperan en las interacciones con muchas personas y estímulos”, dice Allison Baker, psiquiatra infantil y perinatal del Hospital General de Massachusetts. “Las plataformas de reuniones virtuales pueden ser particularmente estimulantes”, dice, “ya que ofrecen la capacidad de interactuar con más de 100 caras al mismo tiempo”, agregó.

Zoom no proporciona la misma retroalimentación visceral que una conversación en vivo, por lo que es menos satisfactoria (Shutterstock)

Sin embargo, crear experiencias de Zoom más satisfactorias no significa agregar más videollamadas, según los expertos. Cada individuo debe encontrar el equilibrio adecuado. Ken

incluso organizaba celebraciones de Zoom de 40 personas para su cumpleaños 50 y el de su esposa en 2020. Ahora ha recortado cuando descubre que experimenta algo de fatiga de Zoom todos los días desde su trabajo virtual llama. “Interrumpo mi día y la fatiga de Zoom con mini entrenamientos como subir y bajar escaleras durante 10 minutos o sacar al perro a pasear”, dice el Sr. Schmitt.

Introvertidos: Control de porciones

Para los introvertidos, la estructura y el control de las plataformas de videoconferencia podrían ser algo reconfortantes, en comparación con los típicos intercambios sociales en el lugar de trabajo. “Hay una charla menos espontánea sobre el enfriador de agua, que no es necesariamente su fuerte y, a veces, puede provocar ansiedad”, explica Aboujaoude.

Crear experiencias de Zoom más satisfactorias no significa agregar más videollamadas, según los expertos (Shutterstock)

Las videoconferencias presentan problemas técnicos frecuentes que pueden ofrecer algo de cobertura a los introvertidos que a menudo se preocupan por cómo ven los demás. “Los introvertidos pueden ser críticos duros de su desempeño social y cuestionar lo que han dicho en entornos sociales”, según el experto. Cuando las personas llegan a esperar que pequeñas cosas salgan mal, como que las imágenes se congelen en la pantalla, puede ayudar a las personas a sentirse menos responsables de cómo se reflejó su propio desempeño.

“En algunos contextos sociales, como las primeras citas, muchos introvertidos prefieren las reuniones de video”, dice Wes Colton, entrenador de introvertidos. “Es un buen paso intermedio para una cita en persona, y puede evitar la presión adicional de encontrar a la persona y aún practicar la conversación”, dice el Sr. Colton, quien también se considera introvertido. Aún así, las videollamadas plantean sus propios desafíos especiales para los introvertidos. Por un lado, en la mayoría de las reuniones virtuales, en las que varios participantes se observan entre sí, “uno siente que lo vigilan constantemente. Los introvertidos prefieren controlar quién está en su espacio personal y durante cuánto tiempo”, sostiene McIntyre.

O, como dice Aboujaoude, “una llamada de Zoom con 15 caras mirándote puede resultar más agotadora si, naturalmente, prefieres conectarte con personas uno a uno o en grupos pequeños”. Es más, hablar ante un grupo rara vez resulta fácil para los introvertidos, que tienden a preferir las conversaciones uno a uno. La conversación en persona también ofrece pausas que, aunque a veces son incómodas, pueden dar tiempo a una persona para contemplar un nuevo pensamiento. “Sin embargo, las pausas en la pantalla pueden resultar confusas. ¿Ha terminado una persona de hablar? ¿O la conexión a Internet ha provocado que la pantalla se congele? “Las pausas o el silencio entre pensamientos o temas se sienten más insoportables y difíciles de interpretar debido al video”, indica Lamson.

Mandatarios del mundo se debieron acostrumbrar a realizar menos viajes y hacer más videoconferencias de trabajo.

Otra característica de las videoconferencias con desafíos especiales para los introvertidos: esos momentos embarazosos en los que los niños, las mascotas o los compañeros de habitación deambulan por el fondo. “En un segundo soy psicólogo, luego padre, luego esposo. Tener que seguir cambiando puede causar fatiga”, se rie Lamson. Para mitigar algunos de estos problemas, un buen primer paso para los introvertidos es eliminar las videollamadas opcionales siempre que sea posible y cambiar las llamadas sociales de Zoom a llamadas telefónicas. El control de las porciones es fundamental para todos. Las videollamadas más breves o hacer que la función de video sea opcional pueden ayudar.

Para las videollamadas que no se pueden evitar y que cuentan con un grupo grande o particularmente hablador, el uso de las funciones de chat o los botones de “levantar la mano” puede hacer que sea más fácil ser reconocido y tener la oportunidad de hablar, explica Baker. Establecer límites de antemano también puede ayudar, concluye Lamson. Esto podría tomar la forma de decirles a los demás al comienzo de una llamada cuándo debe irse, para que no se quede atascado tratando de salir de una llamada con elegancia.

Fuente: INFOBAE