LA LIBERTAD. El resultado de las investigaciones preliminares por parte de la Fiscalía Provincial Mixta Corporativa de Sánchez Carrión respecto al hallazgo de gran cantidad de explosivos y material químico en tres viviendas del caserío de Shiramarca, en el distrito de Huamachuco, provincia de Sánchez Carrión, estaría por conocerse en los próximos días.

El fiscal a cargo de la diligencia, Henry Espinoza Urbina, viene cumpliendo una jornada maratónica en las investigaciones, recogiendo las declaraciones de los detenidos, contrastando y merituando, a fin de esclarecer quienes serían los responsables del delito contra la salud pública y la vida; y su participación, en el ilegal almacenaje de los explosivos e insumos químicos en estas viviendas de Huamachuco.

En una entrevista con OvejaNegra, el abogado Espinoza, señaló que este fin de semana se estaría pronunciando sobre el particular. “Mire usted, son las 4:30 de la tarde -de hoy martes-y todavía continúo en el Complejo Policial de San Andrés (Trujillo) cumpliendo mi labor. No sé a que hora terminaré, ni cómo regresaré a mi casa. Por el momento no puedo darle ninguna información, porqué como entenderá, el caso está en investigación”, señaló el fiscal responsable de este caso que ha generado alama entre los pobladores de Shiramarca, dado al alto riesgo que estaban expuestos, sin jamás sospechar la existencia de estas tres “casas bomba” donde se escondía el material fulminante de alta peligrosidad.

La intervención se produjo el pasado fin de semana, luego que la policía y ejército peruano tuvieran de conocimiento que en una vivienda de este caserío se desarrolla una reunión social, con música y bebidas alcohólicas. Al constituirse al lugar, y hacer el registro domiciliario, grande fue la sorpresa al encontrar que allí se almacenaba dicha mercadería que tendría un valor que sobrepasa los 50 mil soles. En dicho operativo se detuvieron a seis personas, entre hombres y mujeres.

En las tres viviendas incautaron ocho sacos con dinamita, cajas de cartuchos y detonantes, seis rollos de mecha, cuatro cajas de fulminantes, dos bidones de ácido nítrico, 15 sacos de carbón activado, 24 cilindros de cianuro y cloruro de sodio; y otros insumos.

Los intervenidos responden a los nombres de Alexander Luis Flores Durand (31), propietario de los insumos, Edwin David Chacón Neyra (29), Daniel Samuel Sariz Paredes (23), Alipio Campos Tandaipán (53), Carmen Baltodano Paredes (21) y una femenina sorda muda.

Por el momento solo queda esperar los resultados de las primeras investigaciones del fiscal Henry Espinoza, a fin de reconfirmar si este material pertenece a los mineros ilegales que continúan desarrollando sus actividades con total impunidad en el cerro El Toro.

Espinoza señaló que las labores del Ministerio Público en cuanto a la minería ilegal, y su impacto en el medio ambiente, corresponden de manera exclusiva a la Fiscalía Especializada en Medio Ambiente; pues su despacho está abocado a resolver casos de delitos comunes. Finalmente precisó, que no existe una labor coordinada entre la Fiscalía en Medio Ambiente y la Fiscalía de turno de Huamachuco; e incluso, dejó entrever que existe una aparente inacción por parte de la fiscalía en materia ambiental, dado a que realizan una labor de fiscalización una vez al mes.