En la ciudad de Randfontein, en Sudáfrica, una mujer fue detenida por castigar cruelmente a sus hijos de 5 y 7 años quemándolos con una plancha porque se comieron una pieza de pollo Kentucky.

Según el medio Times Live, que citó a un comunicado de la policía del municipio West Rand, la maestra de ambos se fijó que los niños presentaban quemaduras en sus manos.

Al ver esto, la docente se comunicó con el padrastro, quien señaló que estaba separado de la madre.

«Supimos que todo esto fue porque los niños se comieron su comida de KFC. Ella la buscó, los niños dijeron que se la comieron y ella les quemó con la plancha en las manos y en los muslos», dijo la sargento Carmen Hendricks.

El comunicado también mencionaba que los menores fueron entregados a los servicios sociales y la madre fue llevada para un interrogatorio.

Además la oficial Hendricks explicó al medio extranjero que la mujer afrontará cargos por abuso y agresión infantil con la intención de causar lesiones.

Esta no es la primera vez que los niños acudían lesionados a la escuela, informó la maestra.