LA LIBERTAD. Una nueva denuncia, pone en jaque la ratificación de los directores de las Unidades de Gestión Educativa Local de La Libertad, y advierte un presunto manejo político antojadizo y direccionado; que si bien es cierto no resulta nada extraño en la administración del estado, coloca al recientemente detenido por la justicia, Rafael Moya Rondo, como artífice de estas aparentes maniobras políticas.

LAS COSAS, CLARAS

Rafael Moya, siempre acompañó a César Acuña, Luis Valdez Farías y Manuel Llempén. Trabajó de cerca al líder de Alianza Para el Progreso desde hace 25 años. Tras su renuncia al cargo de gerente regional de Educación en agosto de 2019, Moya Rondo, se reincorporó a la Universidad César Vallejo, ocupando el cargo de director del área de Educación Continua. No obstante, su condición de presunto operador político de APP, le habría permitido seguir “influyendo” en la gestión administrativa de la GRELL y las UGELES.

OvejaNegra le presenta en exclusiva, documentos enviados a la Presidencia del Consejo de Ministros, y al mismo presidente de la república Martín Vizcarra, para que actúen de inmediato ante tremenda irregularidad.

Estos son los documentos ingresados el último jueves 27 de febrero ante la Presidencia del Consejo de Ministros y el despacho presidencial de Martín Vizcarra.

La denuncia se fundamenta en noticias periodísticas difundidas en diario CORREO, donde dieron cuenta de una “repartija” de cargos en el sector educación, especialmente en las UGELES.

Efectivamente, en 2015, diario Correo daba cuenta de las irregularidades presentadas en la designación de los máximos funcionarios de las Ugeles de La Libertad.

Si bien es cierto, el proceso de Ratificación, Evaluación y Desempeño de Directores y Directores de Gestión Pedagógica de las UGELs es a través de un Concurso Público, organizado por el Ministerio de Educación; existe, de otro lado, la Resolución Viceministerial N° 027-2020-MINEDU, que aprueba la norma técnica denominada “Norma que regula la Evaluación del Desempeño en cargos Directivos de Unidades de Gestión Educativa Local”; la misma que da carta abierta para ser utilizada con fines políticos.

DIRECTORES ACUSADOS DE CORRUPTOS

La gerencia regional de Educación La Libertad, se ha convertido en una verdadera caja de pandora. Es que, según el documento, existen varios directores de Unidades de Gestión Educativa Local, quienes tienen en su haber una serie de denuncias en la Fiscalía Especializada en delitos de Corrupción de Funcionarios de La Libertad, por presuntos malos manejos económicos, contratos CAS fraudulentos, compras sobrevaloradas, contrataciones sin tener en cuenta el perfil requerido, entre otras denuncias de materia penal.

Aquí una relación de algunos directores de Ugeles y jefes de Gestión Pedagógica, inmersos en el proceso de ratificación supuestamente irregular.

Pero eso no es todo. En el documento se advierte que la evaluación del desempeño en cargos Directivos de Unidades de Gestión Educativa Local, vendría siendo manipulada y direccionada solo con tintes políticos del Partido Político de Alianza Para El Progreso, razón por la cual se habría incluido a última hora al C.P.C. José Luis Aguilar Pereda, Director de la Oficina de Administración de la Gerencia Regional de Educación de La Libertad, quien es un funcionario de estrecha confianza con el exgerente regional de Educación de La Libertad,Moya Rondo; y además,  fue él quien lo designó en el cargo.  

Al director de la Oficina de Administración de la gerencia regional de Educación de La Libertad, José Aguilar, se le cuestiona su designación por la cercanía a Rafael Moya. Su puesto es clave y determinante en la evaluación del desempeño en cargos directivos de las Unidades de Gestión Educativa Local.

CUIDADO CON LA CURA

Hay que recordar que el último viernes, el gobernador regional Manuel Llempén defendió ante la prensa a su ex gerente de Educación, Rafael Moya, de quien dijo ha sido tratado como un delincuente, sin que se haya determinado su total participación. También anunció que la gerencia regional de Educación La Libertad entrará a un proceso de restructuración. Se hace inevitable e imperante, también, la reorganización de las Unidades de Gestión Educativa Local. Pero es necesario enfatizar, que mientras se siga colocando a militantes apepistas “a dedo”, la cura puede resultar más grave que la enfermedad.