RUSIA. Los residentes de una aldea en el extremo oriental de la península rusa de Kamchatka (al este del país) se han quedado atónitos al ver a un oso polar merodeando por la comida a cientos de kilómetros de su hábitat habitual.

Los medios rusos informaron que el animal tenía aspecto de estar agotado. Aparentemente viajó desde Chukotka a la aldea de Tilichiki en Kamchatka, unos 700 kilómetros al sur.

Los ambientalistas dijeron que el oso podría haber perdido su sentido de la orientación. «Debido al cambio climático, el Ártico se está calentando y los lugares idóneos para la caza se reducen», explicó Vladimir Chuprov, de Greenpeace. «El hielo está retrocediendo, y los osos polares buscan nuevas formas de sobrevivir. Y la forma más fácil es llegar a la gente».

Los lugareños le dieron la bievenida al agotado animal alimentándolo con pescado, informaron los medios. Los vídeos publicados mostraron que el animal se desplazaba con traquilidad entre los residentes de Kamchatka, sin mostrar agresividad.