Si lo dice Barata, es cierto. El exrepresentante de Odebrecht en el Perú Jorge Barata, en su última declaración en Curitiba (Brasil), manifestó que el expresidente Alejandro Toledo, aparte de increparlo por el pago total del soborno acordado por los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica Sur, también le solicitó -según El Comercio- que abogue ante otras constructoras para el pago de coimas por la ejecución del tramo 4 del mencionado proyecto. Otorgaron la buena pro del tramo 4 al consorcio Intersur, formado por las empresas brasileñas Camargo y Correa, Queiroz Galvao y Andrade Gutierrez.

De acuerdo a lo declarado por Barata, Toledo le explicó que no podía adjudicarse a Odebrecht tres tramos de la carretera y que Intersur tenía interés en el tramo 4. Por ello, convinieron que esa última parte iría para dicho consorcio y que la firma a la que Barata representaba presentaría una propuesta económica muy alta para que no se le asignara la obra.

El ex directivo de Odebrecht también añadió que Avraham ‘Avi’ Dan On –hombre de confianza del exjefe del Estado– lo buscó más de una vez para que hablara con directivos de Intersur, al no pagar el total de la coima.

Barata comentó que solo en una ocasión alcanzó la inquietud del ex mandatario a Marcos de Moura Wanderley, ex directivo de Camargo y Correa en el Perú.

El pasado miércoles miércoles, Jorge Barata declaró que Odebrecht pagó US$27 millones para Toledo a través de Josef Maiman, amigo del ex presidente, en sobornos por los tramos 2 y 3 de la Interoceánica. Explicó que, además de esa cantidad, a finales del 2006 se le dieron US$4 millones al líder de Perú Posible como adelanto.