¿MÁS DE LO MISMO?, AÚN ESTAMOS A TIEMPO

Escribe: Alex Vargas

Si la intención de voto se mantiene como indican las encuestas, el próximo Congreso que elegiremos este domingo será más fragmentado que el actual, dicho sea de paso, Acción Popular y Fuerza Popular, irónicamente, tendrán más curules que otras bancadas.

¿Esto será mejor o peor? Bueno, analicemos los hechos: ambos partidos junto a las bancadas de Podemos, Alianza Para el Progreso, FREPAP y otras se han caracterizado por aprobar leyes populistas como la suspensión del cobro de peajes, el ascenso automático al personal de salud y la devolución de aportes a la ONP. Como sabemos, a todas estas iniciativas legislativas el Tribunal Constitucional les puso tarjeta roja. A esto hay que agregar que el actual Parlamento hasta ahora blinda al excontralor y hoy congresista investigado por actos de corrupción, Édgar Alarcón; de igual manera, al condenado en segunda instancia del Poder Judicial por coimear a un policía, el apepista Humberto Acuña. Ambos siguen gozando de la famosa inmunidad parlamentaria. Con este proceder entre muchos otros, no podríamos augurar un Congreso mejor si tendremos a las mismas bancadas.

Ojo con el dato:

Tras esta descripción sobre la poca capacidad operativa del Congreso debemos preguntarnos: ¿vale la pena gastar cientos de millones de soles en el servicio deficiente, incluso hasta deplorable que brindan?

El portal de transparencia del Congreso reporta que sólo para este año 2021 se le ha asignado al Poder Legislativo un presupuesto superior a los S/. 646 millones, de ese monto casi S/. 500 millones se va en el pago de planillas de los parlamentarios, sus asesores y personal de servicios; es decir, el 76,45% del presupuesto. En tanto, otros S/. 67 millones se destinan para el pago de pensiones donde también figuran exparlamentarios.

Ahora si entramos en detalle de quiénes se benefician en varios puestos de asesores y de personal de servicios en el Congreso, encontraremos similitudes con una agencia de empleos y los famosos tarjetazos de todos los colores. Sino recordemos que el año pasado la Mesa Directiva presidida por Manuel Merino, contrató a 46 asesores en plena pandemia, y yendo más atrás, en 2019 cuando Fuerza Popular manejaba el Congreso a su antojo, se reveló que al menos 100 empleados eran militantes del partido fujimorista.

Qué duda cabe que urge una reestructuración general en el Congreso, pero de este tema poco o nada dicen los candidatos más sonados en las encuestas, sobre todo aquellos de los partidos en mención. Si vamos a tener un Congreso igual o peor que el actual, el dinero de todos los peruanos se seguirá malgastando de esta manera.

Aunque siendo optimistas, nada está dicho, puesto que hay un 40% de electores que todavía no decide su voto; por lo tanto, aún estamos a tiempo de tener un Parlamento diferente. ¡Veamos qué pasa!