Consejero regional, Greco Quiroz, lanza grave denuncia contra Hidrandina, y la responsabiliza de dar facilidades a mafias enquistadas en cerro El Toro.

LA LIBERTAD. En una verdadera bomba de tiempo se habían convertido tres viviendas del caserío de Shiramarca, distrito de Huamachuco, provincia de Sánchez Carrión, en la sierra de La Libertad, al almacenarse en su interior más de dos toneladas de insumos químicos y explosivos que iban a ser utilizados en la minería ilegal en el cerro El Toro, donde se ha detectado que más de cinco personas inescrupulosas, que ya han sido identificadas por la PNP, están incentivado esta actividad ilícita, usando a niños, jóvenes, ancianos y hasta mujeres, poniéndolos en riesgo sus vidas y exponiéndolos al mortal coronavirus.

Viviendas eran verdaderas bombas de tiempo, por la gran cantidad de explosivos que escondían los mineros ilegales de Huamachuco.

La intervención forma parte del seguimiento que las autoridades están ejecutando desde el año pasado a las mafias que por años afectan el medio ambiente en esta zona, la misma que pronto se espera sea objeto de una interdicción, con la incursión a gran escala del Ejército y la Policía, para poner punto final a la seria de muertes registradas en este lugar y que hasta ahora descansan en la más absoluta impunidad.

Entre los productos nocivos y letales incautados figuran: dinamita, con sus respectivos cartuchos y detonantes; cianuro, cloruro de sodio, carbón activado, entre otros, usados frecuentemente en la minería ilegal, cuya valorización supera los 50 mil soles.

Todo esto estaba en poder de seis personas, dos mujeres y cuatro hombres, quienes fueron detenidos; y eran los que se encargaban de almacenar el material para los grandes mineros ilegales que operan en cerro El Toro, quienes se llenan los bolsillos de oro a cuesta de la vida de personas que por necesidad económica se exponen a socavones y el contacto con químicos dañinos para su organismo.

Seis personas fueron detenidas. Eran las que se encargaban de almacenar el material para los grandes mineros ilegales

Se trató de una intervención conjunta, entre el Ejército, Policía Nacional y el Serenazgo de Huamachuco, que detectaron el movimiento sospechoso de estas personas en estos inmuebles. Al respecto, el presidente del Consejo Regional de La Libertad, Greco Quiroz Díaz, indicó que la incautación prueba la facilidad con la que insumos prohibidos y fiscalizados llegan hasta esta parte del ande, causando la contaminación del suelo y del agua de los ríos que es consumida por los pobladores.

“Es increíble que esto ocurra a pesar del estado de emergencia. ¿Cómo se explica que estos productos prohibidos lleguen a la zona con impunidad absoluta? Por años el Ministerio Público en Sánchez Carrión no detectan todos estos ácidos que matan la vida por su alta contaminación. Hoy el Ejército, con apoyo policial, destapa está cruda realidad”, expresó. La autoridad denunció, además, que los mineros ilegales del cerro El Toro tienen el aval de ciertas entidades facilitándoles su actividad contaminante.

“Llama la atención que empresas del Estado, como Hidrandina, otorguen energía eléctrica a esta minería ilegal, convirtiéndose en promotores de actividades delictivas como la contaminación ambiental y minería ilegal. Esperemos que continúen los operativos y la Fiscalía haga su labor con eficiencia. Evitemos la contaminación del agua, única fuente de miles de pobladores de la zona y de Huamachuco afectada por el desecho de los ácidos a los afluentes del río”, subrayó la autoridad.

En la intervención se incautó dinamita, con sus respectivos cartuchos y detonantes, cianuro, cloruro de sodio, carbón activado, entre otros.