LA LIBERTAD. El polémico y controvertido alcalde de la provincia de Ascope, en la región norteña de La Libertad, John Vargas Campos, nuevamente se convierte en el centro de la noticia. Pero esta vez, no para gritar – con esa voz ronca y a la vez afinada–, su repudio a la corrupción; sino por el contrario, el alcalde Vargas es acusado penalmente por presuntos actos de corrupción en la designación de sus hombres y mujeres de confianza. El caso, ha merecido el interés de la Fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos Rivera, quien ha dispuesto iniciar las investigaciones preliminares, pero lamentablemente estas avanzan a paso de tortuga en los operadores de justicia de Trujillo y Ascope.


La denuncia contra el alcalde John Vargas y sus funcionarios de confianza fue hecha ante la Fiscalía de la Nación, por el ciudadano Manuel Flores, en agosto de 2019.

La denuncia fue elevada por Manuel Santos Flores Vigo al despacho de la fiscal de la nación, el 06 de agosto de 2019, y en ella advierte que John Román Vargas Campos, en su calidad de alcalde de la Municipalidad Provincial de Ascope, designó a 13 funcionarios que no cumplen con el perfil establecido en los documentos de gestión (MOF y ROF), pudiendo ocasionar que los servicios y operaciones que realiza la entidad pública no se cumplan. Además, los legajos de los funcionaros de confianza no cuentan con la documentación requerida. Es decir, existe un ocultamiento de información de sus perfiles que impiden determinar si están en la capacidad de ocupar el cargo designado.

La presente denuncia se sustenta en la información registrada en el portal electrónico de le Contraloría General de la República, donde se aprecia que el Órgano de Control Institucional (OCI) de la Municipalidad Provincial de Ascope, realizó una visita de control y encontró irregularidades en la designación de los funcionarios de confianza del burgomaestre; tal como se corrobora en  el Oficio N° 137-2019-OCI/MPA de fecha 22 de abril de 2019.

El informe de la Contraloría General de la República es contundente en revelar irregularidades en la designación de los cargos de confianza de John Vargas.

El acusado, John Vargas, lejos de tomar acciones correctivas, ha preferido hacer caso omiso al informe de Contraloría; y a la fecha, valiéndose del poder que goza como burgomaestre, mantiene en el cargo, incluso, al gerente municipal, Bernila Velásquez Cicerón, quien ha sido duramente cuestionado por haber obtenido su grado de bachiller en Derecho, el 25 de abril del año pasado, es decir, fue designado en el cargo siendo solo estudiante universitario egresado de la UPAO, cuando el requisito que exige la norma, para ser gerente municipal, es contar con título profesional universitario.

La Fiscalía de la Nación ha derivado el caso a la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de La Libertad; y esta a su vez, a la Fiscalía Provincial de Ascope y al Departamento Policial de Investigación de Delitos contra la Administración Pública, a fin de esclarecer este caso.

El denunciante, Flores Vigo, quien es teniente gobernador de la Portada de la Sierra, en Ascope, pide celeridad a las autoridades judiciales; y que de una vez por todas se emita la denuncia fiscal, a fin de que John Vargas y sus funcionarios sean procesados por los presuntos delitos de Nombramiento o aceptación ilegal del cargo.

Por su parte, el cuestionado alcalde, se ha pronunciado mediante su cuenta personal de Facebook, y ha reafirmado su respaldo público a sus funcionarios de confianza; y ha arremetido contra la prensa local de su provincia, a la que califica de “mediocres” y “miserables”. También ha tildado de “arrastrado” al subprefecto denunciante.

Por ahora solo queda esperar, cómo resuelve la justicia este sonado caso que recién comienza.