TRUJILLO. ¿Qué habrá pasado? El alcalde Daniel Marcelo, dio marcha atrás en su intención de cerrar el Terminal Terrestre Santa Cruz y otorgó cinco meses más de plazo para que pueda operar. Esto ocurrió tras una mesa de técnica de trabajo en la que participaron los alcaldes de Ascope y Virú, John Vargas y Andrés Chávez, respectivamente, así como Greco Quiroz, consejero regional por Ascope, y los regidores de la comuna trujillana.

“Aquí no hubo ninguna voluntad de querer maltratar a nadie, simplemente lo que nosotros estamos haciendo es ordenar, formalizar estos sectores y uno de ellos es el transporte público. Nosotros como autoridad queremos que se respeten las normas. Nosotros somos flexibles, primero dimos 90 días, luego 30 días, es decir cuatro meses, ahora cinco meses más, entonces hay la voluntad de poder coordinar”, manifestó Marcelo.

Es importante mencionar que el alcalde de Trujillo explicó que los acuerdos tomados en la mesa de trabajo serán expuesto en la próxima sesión de concejo, a fin de que sea aprobado por los regidores.

“El informe de esta mesa técnica vamos a elevarlo al Ministerio de Transportes para que ellos puedan emitir un dictamen final y en la sesión de concejo de la próxima semana estaremos debatiendo este punto de la ampliación de estos meses, para que así continúen en este terminal mientras buscan una solución al problema”, indicó el burgomaestre.

Ante esta situación, los vecinos del Barrio Chicago han ofrecido opiniones distintas con respecto al cierre del Terminal Terrestre Santa Cruz. Según nos comenta Áurea Mercado, empresaria de la zona, las autoridades deben pensar en todo el sector. “Acá no solamente es el terminal, pues alrededor hay varios establecimientos comerciales y varias familias que dependen de estos negocios”, expresó.