El Arzobispo emérito de Lima, Juan Luis Cipriani, se presentó en el velorio del expresidente Alan García y pronunció un breve discurso frente a los familiares, amigos y militantes apristas.

Durante su disertación, recordó positivamente al líder aprista, que era una persona creyente y que rechazó las persecuciones políticas.

“Alan García hizo de su vida una ofrenda a la patria. Hizo tanto por el Perú, hizo mucho bien a mucha gente. Este no es el momento de juzgar ni de canonizar. Solo nos queda pedir a Dios que lo perdone y lo acoja”, dijo.

“Basta de tanta persecución malvada. Acojamos a los que piensan diferente. Acabemos con esta situación”, agregó. “El poder político cuando es abuso no es respetable Yo soy peruana antes que cardenal, el amor a mi patria me lleva a rendirle homenaje al doctor Alan García”, señaló.