El ministro del Interior, Carlos Morán, declaró que los hermanos Chávez Sotelo, asesores de la comunidad Fuerabamba y presuntos extorsionadores de la minera Las Bambas, «siguen moviendo sus hilos y a través de terceros están mandando mensajes a la comunidad para influenciarlos y torpedear el diálogo».

Morán indicó que se ha recabado información que evidencia la forma en que los presuntos delincuentes siguen operando incluso desde la cárcel. Por ello, hizo una seria advertencia.

«Hacemos responsables a los hermanos Chávez Sotelo si el diálogo se llega a romper», dijo Morán.

Evidentemente, los ciudadanos de las zonas involucradas en el conflicto están enardecidos, y buscan con insistencia la atención a sus demandas. El ministro del interior informó que un grupo policial fue atacado por pobladores de Umamarca, cuando viajaban en un bus para un relevo.

«Un grupo de 50 personas, comuneros, comenzaron a atacar a la comitiva, han roto los parabrisas a pedradas. El personal policial ha bajado de los vehículos, ha comunicado que estaban haciendo una labor de relevo, a insistencia de estas personas han usado los gases lacrimógenos para dispersarlos», indicó.

Sin embargo, confía en que el conflicto Las Bambas se resolverá de manera pacífica.