EL ETERNO ENIGMA DEL ‘MONSTRUO DE ARMENDáRIZ’ | Tras 66 años de su ejecución, este mediático caso aún no encuentra la claridad ni la paz

Trató de agredir a los magistrados. Fue maniatado. Luego, con voz quebrada, el sentenciando insistió en su inocencia. En diciembre de 1957 la Segunda Sala de la Corte Suprema inició la revisión de la condena. Pero todo fue inútil. Los vocales decidieron ratificar la pena. Aquí, el último condenado a muerte en el Perú.

Lee mas